martes, 25 de julio de 2017

"Genesis Climber MOSPEADA": Repaso episodio a episodio (2 de 5).


En la entrega anterior de esta nueva serie de posteos, iniciamos el repaso de un pequeño clásico del anime japonés. Nos referimos a Genesis Climber MOSPEADA por supuesto. Está en el título de este posteo, vamos. Lo más probable, ya lo decíamos, es que ustedes no lo conozcan por ese título, sino como la Nueva Generación de Robotech. Porque Genesis Climber MOSPEADA fue una de las tres series, junto con Super Dimension Fortress Macross, y Super Dimension Cavalry Southern Cross, que fueron unificadas para crear lo que actualmente conocemos como Robotech.

Repetimos las prevenciones que mencionábamos en el posteo anterior. Esta serie de posteos es un repaso sobre el original japonés, y no sobre su adaptación en Robotech, aunque hago comentarios al respecto hasta donde me alcanza la memoria. Y por supuesto, todo viene cargadísimo de spoilers, porque es necesario mencionar cosas de un capítulo para explicar otras cosas que suceden en episodios posteriores. De manera que si no están familiarizados con Robotech o con Genesis Climber MOSPEADA, entonces advertidos quedan. Para el resto, valientes luchadores por la libertad, adelante, y que la protocultura los ampare. Estoy bromeando, por supuesto. La protocultura, ya lo sabemos, no existe en Genesis Climber MOSPEADA. Así es que, no esperen que la mencione aquí.

6. Apoyo a la chica blues (突ッ張り少女ブルースTsuppari Shōjo Burūsu / Tiempo difícil, en Robotech).

Pasando por tal o cual lugar, Houquet se vuelve nostálgica; en realidad está cerca de su pueblo natal, aunque no lo sabemos porque ella es una chica dura que nunca habla de sí misma, etcétera. El modelo de chica dura pero sensible que tratan de vendernos para que nos entusiasmemos de adolescentes, figurándonos que podríamos estar ahí para consolarla, y que después acaba por repelernos cuando maduramos. El caso es que el pueblo natal de Houquet es una antigua ciudad en ruinas con construcciones de altura y todo... hundido todo eso en el interior de un gran cañón, tan improbable como suena. Porque la única cultura que recuerdo construían ciudades en cañones eran los pueblos amerindios en el desierto de Estados Unidos, y esta historia está bastante en el futuro y a sus cuantos kilómetros de distancia, en Latinoamérica. El caso es que Houquet vuelve al pueblo en donde fue abusada y golpeada, y no sabemos qué más, por un grupo de malvados pandilleros, y en donde a razón de lo mismo tuvo una pelea con su novio y se marchó. ¿Por qué decide volver a un lugar en donde pasó tan malos ratos? Porque aunque es una chica dura, también tiene conflictos internos, dramas internos, todo interno, etcétera.

Houquet ha dejado atrás al resto del grupo, pero Ray, a quien la chica ya le está haciendo tilín, y con razón porque está muy guapa y sabe manejar armas, él decide seguirla. Y tiene su recompensa: es la primera vez que Ray consigue darle un besote a Houquet. Es un buen episodio desde el punto de vista que averiguamos sobre el pasado de Houquet, y por primera vez la vemos siendo muy vulnerable; por desgracia, pierde enteros ya que le meten a los inbit en una subtrama con calzador. Es decir, si siguen Genesis Climber MOSPEADA por los personajes, es un imprescindible porque es el episodio de Houquet, pero si lo hacen por el argumento, pueden saltarse este capítulo sin problemas. Por cierto, una vez más: los pandilleros son punkies de saldo de las películas de Mad Max. O de cómo los futuros postapocalípticos de la década de 1.980 se van haciendo cada vez más retro a medida que pasa el tiempo y nos vamos haciendo más viejos.

7. Ragtime de la caída del héroe (亡き勇者のラグタイムNaki Yūsha no Ragutaimu / Héroe de papel, en Robotech).

Otro capítulo que sigue con la misma filosofía del anterior, o sea, dedicarle episodio al trasfondo de un personaje dejando el argumento central de lado. O sea, lo adelantamos, un episodio que tiene su interés si ustedes siguen la serie por los personajes, pero ninguno si lo hacen por el argumento de fondo. En este caso, las luces del escenario se centran en Lunk, quien se ha embarcado en la misión personal de devolver un libro a alguien. En realidad, lo vemos rápido, el libro es lo de menos: es el valor simbólico de cumplir con un soldado que ha perecido en la batalla porque... Lunk lo dejó morir por cobardía. Si esto fuera El Mago de Oz, Lunk sería el León Cobarde, ya lo sabemos. Como ya va siendo costumbre en la animación de la serie, tenemos un nuevo giro en la escenografía, pero ahora para bien, porque el pueblo en cuestión parece de nuevo ser latinoamericano, como corresponde, y además los lugareños tienen nombres como Pedro, así en castellano. Si en algún episodio la serie hubiera llegado a Macondo, eso ya hubiera sido para sacarse el sombrero, pero los guionistas no llegaron a tanto.

El caso es que, en el episodio, los lugareños no quieren saber nada de los forasteros, en particular porque los soldados tienden a atraer a los inbit, y allí donde llegan los inbit, las cosas se ponen feas. La idea de los lugareños decididos a seguir con sus vidas bajo la ocupación inbit es algo que ya habíamos visto antes, aunque aquí se le da un giro: los lugareños siguen sin querer involucrarse en la guerra contra los inbit, pero al menos abandonan su apatía y se deciden a que, si en el futuro aparecen soldados, ayudarlos en la causa. No es muy heroico, pero también el capítulo deja clarito que al final del día... son lugareños. Es decir, carne de cañón si algún inbit decide ponerse malas pulgas con el pueblo. Por su parte, el tópico de la cobardía de Lunk ya había sido tratado, y superado, en un episodio anterior, por lo que este capítulo parece algo redundante. El único aporte real del capítulo en términos argumentales, es que uno de los lugareños le entrega a Lunk una ametralladora que puede montar en su vehículo. En episodios futuros veremos que esa humilde ametralladora de todas maneras conocerá algo de acción y ayudará su poquito en la lucha contra los invasores.

8. Elegía de Jonathan (ジョナサンのエレジーJonasan no Erejī / Elogio, en Robotech).

Stick y su grupo de peligrosos fanáticos terroristas inútiles subversivos llegan hasta un pueblo en donde los soldados viven de manera alegre y despreocupada, porque "los inbit no atacan aquí". Quien los mantiene a raya es Jonathan, un antiguo guerrero de Marte, de la expedición de 2.080, que antiguamente era un militar famoso, pero que ahora malvive en este pueblo. Porque sus órdenes son mantener esa posición, explica. En realidad, por un motivo más siniestro. Spoiler a partir de aquí, por supuesto. El modus vivendi de Jonathan, la verdadera razón por la que los inbit dejan tranquilos al pueblo, es que ambos tienen un pacto: si llegan soldados demasiado problemáticos, Jonathan los recluta en misiones militares que tienen por objeto llevarlos a una trampa inbit, y exterminarlos, por supuesto. A cambio, el pueblo está tranquilo y además Jonathan se lleva algunas baterías de HBT como premio. Reclutarse para luchar contra la opresión, vender a quienes siguen leales a la causa, ser premiado por ello, y además mantener una reputación de héroe: Jonathan está listo para postularse como candidato a la Presidencia por la centroizquierda. Por supuesto, luego de ver a los renegados de Stick luchar con todas sus fuerzas, Jonathan redescubre su espíritu marcial, lucha contra los inbit, y se redime con una muerte heroica en vez de, digamos, transformarse en el mentor del grupo y llevarlos hasta el Punto Reflex, lo que hubiera sido un argumento interesante, y hubiera evitado el cliché del traidor que se redime con una muerte heroica, de paso.

Vía alteración de los diálogos, este episodio sufrió algunas importantes modificaciones en su paso a Robotech, sutiles sí, pero que le dan un tono marcadamente diferente al capítulo. La más obvia: en Robotech, Jonathan no viene de Marte sino que es un miembro antiguo de la Fuerza Expedicionaria Robotech. Otra, que las motivaciones de Jonathan en el original son mucho más egoístas, ya que sólo se preocupa por su propia supervivencia, mientras que en Robotech, Jonathan tiene un punto válido a su favor: aunque traiciona a los hombres que recluta y los vende a los inbit, al menos el pueblo tiene paz y no es arrasado por ellos. Dos, en la escena final (¡spoiler!) vemos al pueblo de noche, rodeado de una nube de guerreros inbit; mientras que en Robotech uno de los inbit suelta una línea de diálogo en que se menciona que se van a limitar a observar y vigilar a los expedicionarios, en el original lo único que hacen es soltar una carcajada satánica, lo que por supuesto le da un matiz mucho más siniestro a ese final. Que parte importante del problema para destruir el dominio inbit en la Tierra es la actitud de los propios seres humanos, eso ha venido siendo un tema recurrente en la serie, pero pocos episodios lo han tratado tan bien como éste. Además, sea que lo consideremos como un monstruo de tiempo completo, como un villano trágico, o como un héroe que hace lo mejor que puede con lo poco que tiene, Jonathan es uno de los personajes más carismáticos de toda la serie. Por añadidura, es la primera vez que vemos una base inbit, y además tenemos un fugaz vistazo del Punto Réflex. O sea, es uno de los episodios más imprescindibles de toda la serie.

9. Fuga al mundo perdido (ロスト・ワールド遁走曲Rosuto Wārudo Tonsōkyoku / Génesis, en Robotech).

Exceptuando el final, claro está, hemos llegado al episodio más imprescindible de la serie. En la década de 1.980, era parte del Derecho Internacional Público que una serie animada para niños, japonesa o estadounidense, debía tener un episodio con dinosaurios, bajo cualquier pretexto. O con ningún pretexto. Incluso se hicieron series completas con dinosaurios, por lo general de infausta memoria, como Denver el último dinosaurio o Dinoplatívoros. Este episodio llena la cuota dinosáurica por Genesis Climber MOSPEADA, aunque por suerte, por una vez y sin que sirva de precedente, bien justificado por el guión. Refless, la gerente general de Inbit Planetary Invasions S.A. en Punto Réflex, expone, vaya uno a saber para quién aparte de los espectadores, sus planes de investigar el pasado evolutivo de la Tierra para adaptarse a ella luego de la conquista total. Ya era tiempo, sólo le tomó treinta y tres años desde el inicio de la invasión; Refless va incluso más lento que el remake de V, lo que es decir. El resto del capítulo trata sobre como Stick, Ray y Mint caen accidentalmente en el pozo o caverna en donde están experimentando los inbit, y se lian a disparo limpio con lo más granado de la Paleontología de 1.983, sin velocirraptores porque en esa época aún no se hacían famosos, ya que Parque Jurásico estaba a diez años en el futuro. Y Mint podrá ser un tanto cargante como personaje, pero por una vez en la vida, ciento por ciento de acuerdo con ella en que (¡spoiler!) al final, cuando se derrumba la caverna, los pobres dinosaurios exterminados como ratones dan mucha pena.

Este episodio es un imprescindible de la serie, por supuesto, ya lo decíamos, porque expone más o menos a cabalidad los planes de los inbit y sienta las bases sobre lo que va a ser el resto del argumento. Por suerte, fue adaptado casi a la pata de la letra en Robotech. El único gran pero del episodio, es la breve escena en la cual Mint, por alguna razón, es poseída por Refless. Es la primera y última vez que vemos esto, lo que resulta muy odioso, porque, imagínenselo. Si ustedes fueran Refless, ¿no habría sido una maravilla usar el poder de poseer a Mint al estilo El exorcista para espiar e incordiar a los guerrilleros día sí y día también, hasta exterminarlos por completo? Refless podría hacer suyas las famosas palabras de Muhammad Alí: "Siempre dije que yo soy el más grande, no que fuera el más listo".

10. Requiem de la batalla (戦場のレクイエムSenjō no Rekuiemu / Bienvenida Marlene, en Robotech).

El grupo de Stick llega por fin hasta el punto de reunión en el cual las tropas de asalto humanas debían instalar una base para usarla como cabeza de playa, en un asalto masivo contra Punto Reflex. Nada más llegar, lo único que descubren es chatarra y todavía más chatarra espacial: los inbit simplemente no han dejado sobrevivientes. Así de simple. Al ver la escena, Stick sufre la madre de todos los colapsos nerviosos, y se queda sentado a un lado, abúlico y nihilista. Lunk y Belmont se dedican a trastear entre los desechos a ver qué pueden rapiñar y llevarse, y les va bien: se consiguen un par de Legioss más, y además un Tread, un avión que se encaja a manera de motor tras los Legioss, por lo que ahora... ¡aviones para todos, hurra! Menos para Lunk y Mint, claro, que para eso son los secundarios de la historia. Supongo que ustedes se estarán preguntando qué utilidad tiene meterle a un avión transformable en mecha, una turbina que también se transforma en... algo parecido a un mecha, y la respuesta es muy simple: sirve para vender muñequitos, criaturitas inocentes. Por cierto, en Robotech los Tread pasaron a ser los guerreros beta. Menos mal que se detuvieron ahí, después de los alfas y betas: hubiera sido ridículo tener una serie con guerreros épsilon, kappa u omega.

Pero el mayor descubrimiento, y el punto más importante del capítulo, viene cuando Ray y Houquet investigan un pueblo cercano, o mejor dicho las cuatro piedras que quedan de él, y descubren a una linda pelirroja completamente desnuda, y en apariencia amnésica. Al ver a esta chica, y en particular cuando esta chica pasa peligro por un ataque inbit, Stick se acuerda de su novia muerta, se le pasa la tontera, se monta en su Legioss, y pobre de los tontos inbit que tuvieron la mala idea de cruzarse en su camino ese día. Ahora, la chica acompaña al grupo en su expedición contra Punto Reflex... pero está implícito, casi subrayado, que en realidad la chica fue plantada ahí por los inbit para que el grupo la reclutara y se la llevara con ellos. La tonta de Refless, tratando de meter caballos de troya en el grupo de Stick en vez de poseer otra vez a Mint, como lo hizo en el episodio anterior, y hacer que Mint pase a cuchillo a todo el grupo expedicionario. No necesito decirlo, este episodio es uno de los más imprescindibles de toda la serie, al introducir el personaje que faltaba del batallón, y además, en general está muy bien llevado.

Y así es como hemos llegado hasta el punto en el cual la serie comienza a ponerse realmente interesante. Quedan todavía unos cuantos episodios de esos más prescindibles o de relleno, pero ya tenemos el argumento principal bien encaminado. O sea, justo el punto en donde debemos interrumpir esta relación, hasta el siguiente posteo de esta serie, acá en la Guillermocracia. Porque no somos Netflix que ponemos todo el material a disposición de manera instantánea para hagan binge watching. Así de pasados de moda somos por acá.

1 comentario:

murinus2009 dijo...

Ya que lo pienso bien.
Con el recuento capitulo a capitulo me doy cuenta que recuerdo muy poco de esta serie.

-Los Mospeada, (Ciclon Robotech)
-Algo del protagonista principal.
-La Protagonista mujer.
-Al Protagonista que es cantante, trasvesti y que le gusta bañarse siempre que puede.
-Los Invid (inbit aqui).
-El Legioss Alpha
-El Tread "Beta" que se acopla en el anterior, no lo recordaba como "mecha" aparte, recuerdo que eran una sola unidad, separable en 2 (falso recuerdo).
-Mas adelante, Spoiler aqui, Aparecen otros mechas llamados: "Guerreros Sombra" en la traduducción latinoamericana.

Y no mas, esta sera como la primera vez que veo la serie, con el plus. Guillermo, de que explicas las diferencias con la adaptación a Robotech.

Esta "Tercera Guerra Robotech" nunca pude verla completa, siempre o la cambiaban de horario antes de acabar, o no podia verla por razones extrañas.

Related Posts with Thumbnails